La versión pirata de un manga se convirtió en la oficial

0
104
La franquicia de “Kengan Ashura” ha sido objeto de atención recientemente, no solo por su éxito en Japón, sino también por un desafortunado incidente relacionado con su traducción al inglés para el mercado occidental. El dibujante oficial del manga, Daromeon, ha revelado detalles impactantes sobre el proceso de localización y los desafíos que enfrentó.

Manga

Según Daromeon, la tarea inicial de traducción y localización en inglés fue asignada a la compañía Comikey. Sin embargo, al revisar el trabajo realizado, se encontró con una calidad que no cumplía con los estándares esperados. A pesar de ser técnicamente correcta, la traducción carecía de naturalidad y fluidez al leerse.

¿Cuál fue la causa de este desajuste? Resulta que Comikey optó por utilizar una Inteligencia Artificial (IA) desarrollada por la empresa Mantra para llevar a cabo el proceso de traducción. Esta decisión, aunque innovadora, resultó en una traducción que no logró capturar la esencia y el estilo del manga original.

El incidente revela un dilema emergente en la industria del manga: la creciente tendencia hacia el uso de IA para traducción masiva. Si bien esta tecnología promete eficiencia y rapidez, también plantea preocupaciones sobre la calidad y la fidelidad a la obra original. El caso de “Kengan Ashura” sirve como un recordatorio de los riesgos asociados con la dependencia exclusiva de la IA en el proceso de traducción.

Además, el episodio destaca el papel crucial de una traducción de calidad en el éxito internacional de una franquicia. Las malas traducciones pueden socavar la experiencia del lector y afectar negativamente la recepción de la obra en otros países. Es por eso que la decisión de “Kengan Ashura” de rechazar la traducción de Comikey y recurrir a traductores que habían estado trabajando en versiones piratas de Internet demuestra un compromiso con la excelencia y el respeto por los fans internacionales.

El fragmento de la entrevista:

  • «Hablando de eso, nunca he oído cómo Yabako-sensei y tú se pusieron de acuerdo sobre la localización de Kengan. ¿A quién te dirigiste primero, al equipo de traducción de fans, a tu editor o al servicio de streaming de manga Comikey [la plataforma de streaming de manga en la que se encuentra actualmente su serie]?».
  • Daromeon: «Acabé recomendando el equipo de fans a mi editor, ya que lo que me mostraron al principio era horrible. No sé cómo siguió el resto».
  • «Espera, ¿qué? ¡¿Qué tenía de malo lo que te mostró el editor?!».
  • Daromeon: «La primera traducción que vi era bastante buena como traducción, como si la hubieran hecho como parte de un examen de inglés para la escuela, pero no era natural de leer. Tuve que imprimir tanto lo que me enseñaron como la versión pirata y enseñársela a mi editor, una al lado de la otra, para explicarle lo mucho más fluida que era la traducción de los fans que la “oficial”».

En última instancia, el revés en la traducción de “Kengan Ashura” plantea preguntas importantes sobre el equilibrio entre la innovación tecnológica y la preservación de la calidad artística y narrativa en el mundo del manga. Mientras la industria avanza hacia un futuro impulsado por la IA, es fundamental que se mantenga una atención cuidadosa en garantizar que las traducciones capturen la esencia y la intención del material original, para así preservar su impacto y relevancia en todas las audiencias.

Fuente: Bounding Into Comics

source