Jujutsu Kaisen Cursed Clash – Review

0
89

Es una obviedad aclarar el fenómeno en el que se ha convertido Jujutsu Kaisen en estos últimos años. El manga creado por Gege Akutami logró su espacio en el podio de los shonen, y esto se vio reforzado con su adaptación al anime, el cual tuvo uno de los arcos más intensos y amados por los fanáticos (me refiero al “Incidente de Shibuya”) durante su segunda temporada.

Era de esperarse que este exitazo tuviera su desembarco en el mundo de los videojuegos, y así lo hizo en el mercado mobile con Jujutsu Kaisen Phantom Parade, aunque éste solo fue lanzado en japón. Por lo que podemos decir que la primera gran propuesta es de la que les vengo a hablar hoy. Y obviamente me refiero a Jujutsu Kaisen Cursed Clash, un título de lucha en arena de dos contra dos que intenta implementar alguna que otra cosita nueva en el género, pero que la mayoría de las veces se termina saliendo de la tangente.

No es mi intención arruinar la fiesta tan rápidamente, pero lo cierto es que el juego desarrollado por Byking (My Hero One’s Justice, One’s Justice 2 y Ultra Rumble) y publicado por Bandai Namco pudo tener todos los elementos para volverse amado por los fans y aprovechar a atraer un nuevo público que pueda llegar a engancharse con el anime. Spoiler alert: falla estrepitosamente en el camino, y rompe la regla más sagrada de este género: las peleas son repetitivas y aburridas.

Pero para ponernos en tema, primero tenemos que repasar lo esencial de la obra de Akutami. En el mundo de Jujutsu Kaisen existen criaturas llamadas maldiciones, seres malévolos e invisibles para la mayoría de las personas que pueden causar estragos y traer desgracias a aquellos que entran en contacto con ellas. Para combatir estas amenazas, existen hechiceros “Jujutsu”, personas que tienen la capacidad de manipular energías y/o objetos malditos para enfrentarse a dichas maldiciones.

En este contexto, la historia sigue a Yuji Itadori, nuestro típico protagonista estudiante de secundaria el cual posee increíbles habilidades físicas. Después de encontrar y comerse un objeto maldito de inmenso poder conocido como “dedo de Sukuna”, Yuji se une a la organización de hechiceros previamente mencionada, los cuales se sorprenden al notar sus habilidades y, por sobre todas las cosas, su resistencia al hechicero Sukuna que ahora reside dentro suyo.

Junto con otros personajes tales como Megumi Fushiguro, Nobara Kugisaki y su excéntrico mentor (y ampliamente amado por los fans) Satoru Gojo, Yuji enfrenta desafíos cada vez mayores mientras descubre más sobre su propio poder, su propósito y el oscuro mundo en el que se ha visto envuelto. Ahora que nos encontramos más en tema, veamos cómo se traduce esto en Jujutsu Kaisen Cursed Clash.

Las peleas se componen de dos a cuatro luchadores, siendo en la mayoría de las ocasiones peleas cooperativas de dos contra dos. Cada uno de los dieciséis personajes disponibles cuenta con un set de movimientos comunes llamados “golpes de extracción” los cuales nos servirán para cargar nuestro medidor de energía y así poder utilizar ataques especiales llamados “rituales de energía maldita”. Estos son el núcleo de las peleas, ya que será la única forma de infligir daño a nuestros enemigos. Traducido al español: golpeamos al enemigo, cargamos la barra y la usamos en ataques especiales para bajarles la vida.

Puede sonar rebuscado al principio, pero uno logra acostumbrarse rápidamente al ritmo de las peleas, las cuales me parecen bastante originales y fieles a lo que es Jujutsu Kaisen en general, aunque pecan de volverse rápidamente repetitivas. Y es que el problema no está en el concepto general, sino en la ejecución de las mismas. Gran parte de las veces nos veremos masheando cuadrado para abusar del autocombo y tocando R1 o R2 esporádicamente para utilizar los dos golpes especiales por personaje que tenemos para hacer daño, y no mucho más. Sigo creyendo que la simpleza en un juego de estas características es primordial para atraer a jugadores casuales, pero lamentablemente tocaron un extremo haciendo que carezca de profundidad alguna.

Como no podía faltar, también se hacen presentes los ataques en conjunto con tu aliado y los finishers de cada personaje, de los cuales tengo sentimientos encontrados. Las cinemáticas de estos son de una gran calidad en los personajes (y dúos) más populares, pero en muchos casos son increíblemente decepcionantes. Obviamente esperaba ver el Vacío Ilimitado de Gojo en todo su esplendor y, de hecho, lo han recreado a la perfección, pero no puedo decir lo mismo de tantos otros que se tuvieron que conformar con dos o tres patadas en el aire y una pose victoriosa.

Profundizando un poco más en el elenco, Cursed Clash cuenta con dieciséis personajes jugables como mencioné anteriormente. Además de nuestros queridos protagonistas, podemos encontrarnos con otros favoritos como Kento Nanami, Maki Zenin, Panda y algunos de los villanos como Suguru Geto, Mahito y hasta el propio Ryomen Sukuna, entre otros.

No creo que haya faltado variedad, pero si cantidad. Teniendo en cuenta que el modo historia (del que voy a hablar enseguida) se centra en la primera temporada del anime, faltan muchos personajes que tienen su cuota de popularidad y sin lugar a dudas pudieron llegar a destacarse por su posible moveset en un juego de este estilo. Algunos de los que se me vienen a la mente son Mechamaru, Mai Zenin, Noritoshi Kamo, entre otros ejemplos. Cabe destacar que existe la posibilidad de que sean agregados vía DLC en un futuro.

Bueno, pasemos a los modos de juego. Arranquemos por el modo historia, la cual narra los distintos arcos de la primera temporada de una forma vaga y simple, recurriendo a imágenes sacadas directamente del anime con alguna que otra cinemática in-engine al principio y al final. Además de esto, tenemos un “árbol de vínculos” que se irá rellenando a medida que avancemos y conozcamos a los personajes, desbloqueando interacciones únicas que no suman mucho, pero no están mal tampoco. En general, una forma muy poco apasionada de recorrer la trama que no recomendaría a las personas que quieran adentrarse al mundo de Jujutsu Kaisen por primera vez.

Luego tenemos el modo de batalla libre, el cual sólo podremos disfrutar en solitario ya que no es posible jugar en multijugador de forma local. Ojo, entiendo que por la naturaleza del juego sería muy difícil de implementar aún si fuera en pantalla dividida, pero no es algo que no hayamos visto antes en juegos como los Budokai Tenkaichi en su momento. La verdadera pregunta está en si el público preferiría un multijugador local mediocre, o que simplemente no estuviese. Personalmente, me inclino por la primera.

Por otro lado tenemos los modos online, uno inclinado al competitivo y otro al cooperativo. El primero de todos es el clásico versus donde podremos enfrentarnos en peleas dos contra dos con oponentes a través de internet, separado en un modo de peleas por ranking y otro de forma casual. Sin lugar a dudas el apartado más divertido del juego donde se puede llegar a sentir cierto nivel de satisfacción cuando logras entenderte con tu compañero para desatar combos letales y así dar vuelta una partida que parecía perdida. Aunque, en mi experiencia, las desconexiones y el lag son moneda corriente gracias a un netcode no tan trabajado, al menos para LATAM.

Me queda hablar del coop online, uno que también me deja sabor a poco. En este podremos elegir emparejarnos con otro jugador online o ir en solitario junto a un CPU para derrotar oleadas de maldiciones y/o personajes e ir completando misiones para subir nuestra categoría de hechicero. Además podemos subir el nivel individual de cada personaje para mejorar sus estadísticas y equiparle objetos malditos con ese mismo propósito. Lamentablemente, este se vuelve repetitivo muy rápido, y apela mucho a la dificultad artificial (como enemigos que se convierten en esponjas de daño) que al verdadero desafío donde necesites de la coordinación con tu aliado para poder salir victoriosos.

Estos objetos que mencioné se pueden obtener en una tienda que se accede desde el menú principal, donde podremos gastar nuestros puntos recolectados a través de todos los modos de juego. Además podemos encontrar aspectos para nuestros personajes, poses especiales y un sinfín de cosméticos para personalizar nuestra tarjeta de jugador.

Con respecto al apartado técnico, este también deja mucho que desear. Si bien los efectos especiales de los ataques y las animaciones de algunos movimientos finales parecen calcados del anime, los modelos tanto de personajes como escenarios en general se me hacen muy poco pulidos. Lo mismo puedo decir de los menús, siendo el principal un rejunte de recortes de los openings como si de un DVD se tratase. Y esto denota dos cosas: el apuro que tenían en lanzar el juego o simplemente la poca atención que le brindaron a los detalles. O ambas, vaya uno a saber.

Pero, para no tirar todas pálidas, puedo decir que cuenta con los actores de voz originales en japonés, algo que siempre suma muchísimo, y los actores del doblaje inglés logran captar muy bien la personalidad de cada personaje. Además, el juego corre a un framerate fluido y estable la gran mayoría del tiempo, pese a todos los efectos visuales que pueden llegar a haber en pantalla simultáneamente.

En conclusión, siento que una licencia tan grande y en crecimiento como lo es Jujutsu Kaisen se merece más que lo que nos ofrece Cursed Clash. Byking se la jugó tratando de innovar con sus mecánicas utilizando recursos narrativos del anime que además se adapten al juego en equipo, pero se quedó a mitad de camino pasando por alto todo lo demás.

Con un modo historia hecho a duras penas y combates que se tornan repetitivos rápidamente gracias al acotado moveset de los personajes, se me hace difícil recomendar un título como este tanto al público general como a los fanáticos acérrimos de la serie. La falta de atención al detalle y la pobre presentación hacen que se sienta un producto muy poco cuidado y lanzado a las apuradas. Un producto que habla de maldiciones al que, lamentablemente, terminé maldiciendo.

Este análisis de Jujutsu Kaisen Cursed Clash fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Bandai Namco.

Jujutsu Kaisen Cursed Clash – Review

Historia40%

Gameplay60%

Gráficos50%

Música y Sonidos60%

Optimización50%

Precio40%

Lo bueno:

  • Mecánica principal original que traduce muy bien elementos clave del anime, como los golpes de extracción y los rituales de energía maldita.
  • Combates online satisfactorios por su naturaleza cooperativa.
  • Actores de voz originales en japonés, y un muy buen doblaje al inglés.

Lo malo:

  • Los combates se tornan repetitivos y aburridos rápidamente.
  • Pobre presentación general y falta de atención a los detalles.
  • Modo historia insulso y poco apasionante.

50%Nota Final

Puntuación de los lectores: (3 Votes)

22%

source