Apollo Justice: Ace Attorney Trilogy – Review

0
68

Todavía recuerdo la primera vez que escuché de Apollo Justice: Ace Attorney allá por el 2007 en una revista de videojuegos local, donde se hablaba de una nueva entrega de la peculiar saga de abogados que ya había hecho su debut en Japón para la Nintendo DS, mientras que en occidente se daría en 2008, tan solo un año más tarde.

En ese momento ya me había enamorado completamente de Ace Attorney: Phoenix Wright, el primer juego de la intrigante serie de novelas visuales creada por Shu Takumi, y me encontraba en medio de mi primer playthrough de su secuela, Justice for All. Al leer dicha noticia recuerdo mis dudas, mi incertidumbre y sobre todo mi desilusión al ver que la próxima entrega reemplazaría a mi abogado favorito por un protagonista completamente nuevo.

Pero llegó ese 19 de febrero del 2008, comencé mi partida de Apollo Justice: Ace Attorney y, en tan solo dos días, ya me había sumergido por completo en su contenido. Para mi grata sorpresa, terminé totalmente deslumbrado. Se convirtió casi automáticamente en mi entrada favorita de la saga, y lo sigue siendo hoy en día luego de otros tantos lanzamientos.

Luego de un par de spin-offs y una generación más tarde, Dual Destinies y Spirit of Justice serían lanzados para Nintendo 3DS en 2013 y 2016 respectivamente, marcando el regreso triunfante de Phoenix Wright (si no contamos su crossover no canon con Professor Layton) para ponerlo a trabajar codo a codo con Apollo Justice en otras dos aventuras que pondrían el foco un poco más en la historia de nuestro más reciente abogado. Estos tres juegos son de los que estaremos hablando hoy, los que conforman la colección Apollo Justice: Ace Attorney Trilogy que estará disponible en Nintendo Switch, PlayStation 4, Xbox One y PC vía Steam.

Arranquemos por el principio. Ace Attorney es, como mencioné anteriormente, una serie de videojuegos de aventura y novelas visuales que nos pone en la piel de abogados defensores tales como Phoenix Wright y Apollo Justice que, junto a Maya Fey, Athena Cykes, Trucy Wright y un sinfín de personajes sumamente carismáticos investigan distintos asesinatos y representan a sus clientes en tensos y alocados juicios al grito de “PROTESTO!”. Por si no había quedado claro, esta trilogía se centra más en la vida y el pasado de Apollo, siendo casi que el eje central de la trama global de estos juegos. Realmente no puedo decir mucho más con respecto a la historia sin caer en un spoiler, y creo que es mejor entrar en estos títulos lo más a ciegas posible para tener una mejor experiencia.

Cada juego está compuesto de cuatro a cinco episodios, los cuales se dividen en dos partes: la fase de investigación y la fase de juicio. En la fase de investigación, el jugador explora distintos escenarios, recopila pruebas clave interactuando con objetos e interroga a otros carismáticos personajes para obtener valiosos testimonios. Esta parte suele ser, al menos para mi, la menos llamativa, en parte por lo tedioso que puede llegar a ser sobre todo en los últimos casos de cada juego. Pero es un complemento necesario para la verdadera estrella de la saga: los juicios.

La fase del tribunal implica presentar las evidencias recolectadas, presionar a los testigos durante los testimonios para adquirir nueva información y argumentar estratégicamente para poder desentrañar la verdad, descubriendo así al verdadero culpable. La mecánica principal radica en señalar contradicciones en los testimonios y presentar un argumento o evidencia que justifique dicho señalamiento, desafiandonos constantemente a pensar de manera analítica o “fuera de la caja” como se hace mención dentro del mismo juego. Sin lugar es la sección más divertida y dinámica, llena de momentos tensos y giros inesperados en la trama que nos mantienen al borde del asiento.

Además, cada uno de estos títulos cuenta con una mecánica de juego singular que los diferencia del resto, aunque en este apartado solo voy a mencionar y describir brevemente las que se encuentran en Apollo Justice: Ace Attorney Trilogy. Por un lado, Apollo Justice: Ace Attorney introduce la “percepción” de Apollo, una habilidad que le permite analizar cambios en el lenguaje corporal de los testigos para saber si están mintiendo u ocultando información. Por su parte, Dual Destinies nos presenta a Widget, una inteligencia artificial con un programa llamado Mood Matrix que tiene la capacidad de leer las emociones de los testigos, la cual pertenece a Athena Cykes, ayudante de nuestro protagonista. Por último, Spirit of Justice introduce el «Divination Séance», una mecánica que nos permite explorar los últimos momentos de una víctima a través de la canalización de un médium.

Un dato a destacar es que cada una de estas mecánicas no fue desapareciendo con la salida de posteriores entregas. Es decir, Dual Destinies cuenta tanto con la percepción de Apollo como con el Mood Matrix de Athena y, a su vez, Spirit of Justice hace uso de todas y cada una de ellas.

Bueno, todo muy lindo pero, ¿Qué trae de nuevo esta colección? La primera diferencia se nota en la mejora del apartado gráfico de Apollo Justice: Ace Attorney, que ha recibido un tratamiento similar al aplicado en la trilogía de Phoenix Wright. En este caso, los personajes, escenarios y paneles ahora se encuentran en alta definición, haciendo un trabajo aún mejor que el que habían hecho para la colección anterior, aunque cabe destacar que ya había sido remasterizado previamente para la versión de iOS. En cuanto a los otros dos títulos, también hay una clara diferencia: los modelos 3D han sido reescalados, ahora mucho más nítidos y con un mejor acabado. Sin embargo, nuevamente, esto no es una novedad, ya que se había realizado previamente para las versiones móviles.

Esta edición también incluye los correspondientes DLC de Dual Destinies y Spirit of Justice. Estos contenidos adicionales incorporan dos casos extras, uno por cada juego, junto con trajes especiales para los protagonistas de ambas entregas. Por mi parte, no había tenido la oportunidad de jugar estos episodios en su momento, por lo que fue una buena ocasión para poder experimentarlos por primera vez.

Un agregado espectacular que merece ser resaltado es la inclusión del «Modo Historia». La misma ofrece a los jugadores la oportunidad de sumergirse en la trama del juego sin la presión de tener que considerar qué pruebas presentar o cómo interrogar a los testigos de forma exitosa. En este modo, la narrativa se desenvuelve de manera más fluida y el juego asume la carga de las decisiones, permitiendo así una experiencia más relajada y centrada en la apreciación de la historia. Me resultó una opción que vale destacar, sobre todo para aquellos que buscan disfrutar de la trama sin la necesidad de tener una participación activa en la resolución de los casos. Del lado opuesto, para los que quieren un verdadero desafío, tendremos la opción de desactivar las “consultas”, una mecánica introducida en Dual Destinies que nos guiaba un poco si cometíamos demasiados errores.

Con respecto a los extras, la colección cuenta con un “Hall de Orquesta” donde podremos escuchar nuestras canciones favoritas de cada juego, además de arreglos orquestales de varios de estos temas. También cuenta con una galería de arte donde podemos encontrar bocetos, arte conceptual y arte promocional del juego, con una enorme cantidad de imágenes como nos tiene acostumbrados Capcom en sus colecciones. Por último, encontraremos un “Estudio de Animación” el cual nos permite juguetear con distintos personajes, sus animaciones y sus “gritos” de tribunal, un agregado un poco raro y al cual no le encuentro mucho sentido realmente.

Un aspecto sumamente criticable es la falta del idioma español. Cabe aclarar que la trilogía original (y no en su versión de colección) y Apollo Justice: Ace Attorney ya tenían una versión en este idioma, pero desde Dual Destinies en adelante Capcom optó por no seguir con esta tradición. Es una verdadera lástima porque es una barrera que echa para atrás a miles de jugadores que lamentablemente se perderán de tres increíbles juegos.

En conclusión, Apollo Justice: Ace Attorney Trilogy ha sido una experiencia increíble que ha reavivado mi amor por la saga. Recordar los inicios de esta segunda trilogía con Apollo Justice: Ace Attorney y luego sumergirme en los intrigantes casos de Dual Destinies y Spirit of Justice ha sido un recordatorio de la maestría narrativa que contienen estos juegos, aún sin ser mis favoritos de la serie.

Las mejoras visuales en los tres títulos son notables, y la inclusión del “Modo Historia” es una increíble opción para aquellos que desean disfrutar de la trama de forma relajada. Por otro lado, los extras de la colección no son la gran cosa, y la falta del idioma español es una desventaja notable que deja afuera a posibles jugadores. Aún así, sigue siendo una oportunidad emocionante para aquellos que aún no han explorado el fascinante mundo de los tribunales de Ace Attorney.

Este análisis de Apollo Justice: Ace Attorney Trilogy fue realizado con un código de prensa proporcionado por Capcom.

source