Like a Dragon: Infinite Wealth – Review

0
118

Con casi dos décadas de historia, la saga Yakuza ha sido una montaña rusa emocional para los aficionados, todo gracias a su icónico protagonista, Kazuma Kiryu. Sin embargo, en un movimiento atrevido, el equipo creativo decidió dar un giro inesperado con Yakuza 7: Like a Dragon, presentando a Ichiban Kasuga como el nuevo líder de la manada. Este cambio de guardia no solo trajo consigo un nuevo héroe, sino también un cambio radical en la mecánica de juego, pasando de la acción visceral de un brawler a la estrategia táctica de un RPG por turnos, inspirado en los clásicos de Final Fantasy.

Esta reinvención del combate fue una apuesta arriesgada que, para sorpresa de muchos, se convirtió en un éxito rotundo, consolidando a Yakuza 7 como uno de los mejores juegos de la serie. Ahora el estudio Ryu Ga Gotoku vuelve a la carga con su nueva iteración de la franquicia con Like a Dragon: Infinite Wealth. Por primera vez, los jugadores podrán escapar de las calles familiares de Japón y aventurarse en una nueva ubicación, nada menos que en el exuberante paraíso de Hawái. Con una mezcla de lo antiguo y lo nuevo, incluidos los queridos Ijincho y Kamurocho, esta expansión geográfica promete una experiencia fresca y emocionante para los fanáticos de la franquicia.

Infinite Wealth está listo para ser un punto culminante en la historia de la serie, llevando a los jugadores a un viaje inolvidable lleno de acción, drama y, por supuesto, riqueza infinita en cada esquina. La trama nos sitúa varios años después de los eventos que marcaron la vida de Ichiban en la entrega anterior. En esta nueva etapa, lo encontramos inmerso en el mundo laboral, desempeñándose en «Hello Work», dedicado a ayudar a los ex-yakuza a reintegrarse en la sociedad. Sin embargo, su estabilidad se ve repentinamente sacudida cuando es despedido de manera abrupta y sin explicación. Esta inesperada pérdida de trabajo lo deja en una encrucijada, cuestionando su rumbo y propósito en la vida.

En medio de este revés, recibe una noticia sorprendente y desconcertante: su madre, a quien creía haber perdido hace mucho tiempo, está viva y residiendo en Hawái. Esta revelación sacude los cimientos de su realidad y despierta en él una mezcla de emociones complejas y preguntas sin respuesta. Impulsado por el deseo de reconectar con su pasado y buscar respuestas, Ichiban toma la decisión de emprender un viaje hacia la exótica isla.

Sin embargo, su llegada a Hawái no resulta ser tan idílica como había imaginado. Pronto se ve envuelto en una serie de incidentes y complicaciones que ponen a prueba su determinación y lo llevan al límite de sus capacidades. En medio de este torbellino de eventos, Ichiban se cruza con Kazuma Kiryu,

Kiryu revela estar en busca de la madre de Ichiban por orden de los Daidoji, añadiendo un nuevo giro a la trama y una capa adicional de intriga y misterio. Ante esta revelación, Ichiban decidido a desentrañar los misterios que rodean a su madre y su pasado, decide unir fuerzas con Kiryu, esta alianza los llevara por los rincones más oscuros de Hawái con el objetivo de encontrar a esta elusiva mujer.

A pesar de la fascinante trama que ofrece el juego, su inicio se caracteriza por una lentitud excesiva, donde se enfatizan demasiado las misiones secundarias y los minijuegos. Esta tendencia a alargar el comienzo puede tornar la experiencia un tanto tediosa y aburrida en algunos momentos. No obstante, una vez superada esta etapa introductoria, se despliega un vasto mundo lleno de posibilidades que complementan y enriquecen la historia principal, la cual tiene una duración estimada de alrededor de 50 horas.

Entre las numerosas actividades secundarias y minijuegos disponibles, destacan dos en particular: la Isla Dondoko y el desafío de los Sujimon. La Isla Dondoko presenta una interesante dinámica en la que nos sumergimos en la gestión de un resort turístico, que ha caído en decadencia debido a la intervención de piratas que han dejado la isla sumida en la basura. Nuestra misión consistirá en revitalizar gradualmente el lugar, recolectando recursos y reconstruyendo el resort para elevarlo a la categoría de un lujoso complejo de cinco estrellas.

El gameplay de este minijuego guarda similitudes con el aclamado título de Nintendo, Animal Crossing, con su propio ciclo de día y noche. Cada día, nos embarcamos en la tarea de recolectar piedras, maderas, pescados y otros recursos, con el objetivo de construir instalaciones que atraigan a turistas y visitantes al resort.

No obstante, este idílico escenario se ve amenazado por la presencia persistente de los piratas, quienes no solo ensucian la isla con sus desperdicios, sino que también intentan sabotear nuestros esfuerzos de reconstrucción. Además, la interacción con otros jugadores añade una dimensión adicional al juego, permitiéndonos visitar sus islas y recibir visitas en la nuestra. Una vez logrado el objetivo de convertir nuestro resort en un destino de cinco estrellas, nos aguarda una de las más lucrativas fuentes de ingresos dentro del juego.

Los Sujimon regresan en esta entrega con una propuesta renovada. Además de cumplir la función de completar el bestiario, que recopila información sobre todos los enemigos del juego, ahora participarán en un minijuego que recuerda al famoso concepto de capturar criaturas y enfrentarlas en batallas, al mejor estilo Pokémon. En este nuevo modo, nos embarcaremos en la misión de capturar Sujimon y entrenarlos para competir en la Liga Sujimon, aspirando a alcanzar el prestigioso título de Maestro Sujimon.

Para capturar a los Sujimon, contaremos con diversas opciones. Una de ellas será enfrentarlos en combate y luego utilizar un objeto especial llamado Sujiregalo, que funciona de manera similar a una Pokébola, para convencerlos de unirse a nuestro equipo. Otra alternativa será participar en un sistema de gacha, donde podremos obtener tickets de diferentes rarezas que nos permitirán invocar Sujimon aleatorios.

Estas criaturas, además de clasificarse por rareza, también se categorizarán según el elemento al que pertenecen. Así, encontraremos Sujimon de fuego, agua, naturaleza, luz y oscuridad, cada uno con habilidades y características únicas. Podremos mejorar y entrenar a nuestros Sujimon para potenciar sus habilidades y subir de nivel, lo que nos permitirá enfrentar desafíos cada vez más difíciles en la Liga Sujimon.

Pero la participación de los Sujimon no se limita únicamente a este minijuego. También desempeñarán un papel importante en la Isla Dondoko, ayudándonos a recolectar recursos esenciales que facilitarán nuestra progresión en este modo de juego adicional. Además, Ichiban podrá utilizar a los Sujimon en las batallas a través de un trabajo especial llamado Invocador.

En el resto de mini juegos adicionales que ofrece el juego, encontramos tanto clásicos de la franquicia como nuevas incorporaciones emocionantes. Entre los clásicos se incluyen actividades como el golf y el béisbol, así como los dardos, juegos de cartas tradicionales como el blackjack, también podemos encontrar el shogi y el mahjong, entre otros. Además, los aficionados a las recreativas podrán disfrutar de títulos arcade como Sega Bass Fishing, Virtual Fighter 3tb y Spikeout.

Sin embargo, son los minijuegos únicos los que realmente capturan la atención. Por ejemplo, el desafío de recolectar latas, una actividad emblemática de la entrega anterior. Por otro lado, el minijuego de repartidor, inspirado en servicios de entrega a domicilio como Rappi, nos sumerge en la frenética tarea de obtener diversos tipos de alimentos y entregarlos en diferentes puntos de la ciudad, mientras enfrentamos desafíos y obstáculos en el camino y no podemos pasar por alto el innovador minijuego de citas, que sigue el estilo de aplicaciones de citas como Tinder. En este juego, nos embarcamos en una serie de encuentros románticos en los que debemos tomar decisiones clave y mantener conversaciones interesantes para impresionar a nuestros pretendientes.

Entre las múltiples actividades secundarias que ofrece el juego, nos encontramos con una amplia variedad de misiones secundarias, cada una más interesante y cómica que la anterior, siguiendo fielmente el característico humor que distingue a la saga Yakuza. Estas misiones adicionales no solo añaden diversidad y entretenimiento a la experiencia de juego, sino que también exploran aspectos fascinantes y a menudo absurdos del mundo del juego, proporcionando momentos de risas y sorpresas para los jugadores que hayan jugado entregas anteriores.

Sin embargo, más allá de las misiones secundarias, una de las actividades más importantes y gratificantes en esta aventura es la de fortalecer nuestros lazos con nuestros compañeros. Para lograr esto, el juego nos ofrece una variedad de opciones, desde simples conversaciones triviales en lugares clave del mapa hasta participar en emocionantes batallas juntos. Además, podemos compartir momentos de ocio y diversión, como cantar en el karaoke, competir en minijuegos o simplemente disfrutar de una comida juntos.

A medida que cultivamos estos vínculos con nuestros compañeros, experimentamos una evolución significativa en la forma en que interactúan en combate. No solo se vuelven más efectivos y hábiles en la batalla, sino que también tienen la oportunidad de adquirir nuevas habilidades que pueden heredar de otros trabajos o incluso realizar ataques adicionales fuera de su turno.

En varios actos del juego, tendremos la oportunidad de controlar a Kiryu como personaje principal, ofreciendo una experiencia única y exclusiva para él. Mientras exploramos los distritos de Kamurocho e Ijincho, nos sumergiremos en un viaje nostálgico a través de los recuerdos icónicos del pasado de nuestro héroe. Esta función sirve como un homenaje y tributo a todo lo que Kiryu ha logrado en la saga, con numerosos guiños a los diversos spin-offs de la franquicia. A medida que recolectamos más de estos recuerdos, tendremos la posibilidad de mejorar el trabajo principal de Kiryu, conocido como Dragon de Dojima. Estas mejoras potenciarán su capacidad de infligir daño y realizar ataques con sus distintivos tres estilos de lucha.

El combate desempeña un papel crucial en el juego, manteniendo la mecánica por turnos de su predecesor. Esta elección mecánica se inspira en la pasión de Kasuga por los videojuegos y su deseo de ser el héroe de su propia aventura, manifestándose en la transformación extravagante de los enemigos al entrar en combate, reflejando las fantasías de Ichiban. Esta dinámica se extiende también a los miembros del grupo, que adoptan diferentes roles y clases, influenciando su apariencia y habilidades durante las batallas.

El sistema de combate ofrece una amplia gama de opciones tácticas, desde ataques convencionales y especiales hasta el uso de objetos, defensa y habilidades combinadas. Sin embargo, cada enfrentamiento requiere una planificación estratégica, ya que la posición de los personajes en el campo de batalla afecta la eficacia de sus ataques. Por ejemplo, los ataques desde atrás o la proximidad al enemigo pueden aumentar significativamente el daño infligido, aunque la movilidad limitada de los personajes o el diseño del terreno pueden dificultar su ejecución. Sin embargo, para aliviar este problema nuestros personajes también se podrán mover dentro de un rango limitado durante su turno, a medida que vayamos subiendo de nivel podremos ir incrementando este rango.

A medida que progresamos en la historia, se desbloquean nuevas mecánicas de combate, como los ataques combinados basados en la relación entre los miembros del grupo. También podemos contratar mercenarios para ayudarnos en la batalla, aunque esta opción puede resultar costosa y no siempre viable al principio del juego. Es crucial recordar que, dentro del grupo, solo el líder, ya sea Ichiban o Kiryu, está protegido de ser derrotado en combate. Si este personaje cae, la derrota es inevitable para el equipo, lo que añade una capa adicional de estrategia y precaución durante las batallas.

Desde el punto de vista técnico, Ryu Ga Gotoku ha optado por volver a emplear Dragon Engine, la misma tecnología que impulsó Yakuza 6: Song of Life. Aunque esta decisión no sorprende, es importante destacar que, si bien el juego no se caracteriza por contar con texturas extremadamente detalladas o gráficos ultra-realistas al nivel de otros títulos AAA, sí sobresale en otros aspectos.

Uno de los puntos fuertes del juego reside en su capacidad para destacar las expresiones faciales de los personajes, lo que contribuye a una representación más inmersiva de la historia. Además, de aportar una visión artística más orgánica y realista de las ciudades que exploramos en el juego, capturando la esencia única de cada ubicación de manera excepcional. Es cierto que, en comparación con otros juegos de mundo abierto de última generación, Like a Dragon: Infinite Wealth puede parecer menos detallado en términos de gráficos. Sin embargo, esto no implica que la calidad visual sea deficiente; simplemente sigue un enfoque diferente, priorizando la cohesión artística sobre la fidelidad gráfica extrema.

Además, es digno de destacar que el juego ofrece un amplio abanico de opciones de reescalado y optimización gráfica gracias a la inclusión de tecnologías como DLSS 3, DLAA y Frame Generation de Nvidia, así como FSR 1, 2, 3 y Frame Generation de AMD, junto con XeSS de Intel. Esto convierte a Like a Dragon: Infinite Wealth en uno de los pocos juegos que integran todos los reescaladores disponibles hasta la fecha, brindando a los jugadores una amplia gama de opciones para adaptar la experiencia visual a sus preferencias y capacidades de hardware.

En términos de rendimiento, mi experiencia personal con una tarjeta RTX 3070 fue más que satisfactoria. Logré mantener una tasa de fotogramas estable de más de 60 fps en resolución 1080p con DLAA activado y todos los ajustes gráficos al máximo. Esto demuestra que, para aquellos que posean una tarjeta gráfica de gama similar, es posible disfrutar de una experiencia de juego fluida y visualmente impresionante, incluso al jugar en resoluciones más altas.

Cada vez que veo el título del juego, no puedo evitar recordar mi experiencia con esta aventura por una razón muy simple. Si traducimos el título del juego «Infinite Wealth» al español, estaríamos ante «Riqueza Infinita», pero personalmente lo asocio más con «Contenido Infinito», ya que la cantidad de cosas que tenemos para hacer en este juego parece no tener fin.

Si bien la historia puede resultar un poco lenta y aburrida al principio, poco a poco va ganando impulso hasta llegar a un emocionante clímax. El sistema de combate ha mejorado en todos los aspectos con respecto a la entrega anterior, y como punto negativo es notable la extensa reutilización de varios recursos, como enemigos, minijuegos y, por supuesto, la presencia de Kamurocho.

En resumen, Like a Dragon Infinite Wealth es un título apto tanto para los seguidores de la franquicia como para los recién llegados. Aunque se recomienda haber jugado las entregas anteriores, no hay ningún problema si este es tu primer Yakuza; al final del día, es un juego que no puede faltar en la colección de cualquier amante de los JRPG. Las aventuras de Ichiban y Kiryu dejan una marca indeleble en la memoria del jugador, desde los momentos de acción más intensos hasta los emotivos encuentros entre personajes y esperamos con suma impaciencia futuras entregas que nos permitan reencontrarnos con ellos y continuar sus historias.

Este análisis de Like a Dragon: Infinite Wealth fue realizado con una copia de prensa proporcionada por SEGA/Ryu Ga Gotoku Studio.

Like a Dragon: Infinite Wealth – Review

Historia80%

Gameplay95%

Gráficos80%

Música y Sonidos80%

Optimización95%

Precio90%

Lo bueno:

  • Enorme cantidad de contenido para disfrutar.
  • Memorables momentos emotivos que interconectan toda la franquicia.
  • os sujimon y la Isla Dondoko son el mejor contenido secundario visto en toda la saga.

Lo malo:

  • La historia comienza demasiado lenta y puede aburrir a mucha gente.
  • Hay mucha reutilización de enemigos y mini juegos.
  • El posicionamiento en el combate es demasiado aleatorio dependiendo de la suerte para maximizar nuestro daño.

91%Nota Final

Puntuación de los lectores: (3 Votes)

95%

source