Compañía decide ignorar a las feministas en Japón

0
97
Hace unos días reportamos que la compañía de autobuses Mie Kotsu en Japón se había involucrado en una controversia con las feministas al anunciar el lanzamiento de dos personajes de anime que servirían como sus mascotas oficiales. Se trata de una hombre y una mujer, pero fue el diseño de la segunda el que atrajo las críticas de las mujeres.

Resulta que el colectivo de las feministas se molestó por el hecho de que el diseño de la chica “la muestra como un objeto sexual y es la única con una pose sugestiva”. Desafortunadamente, este tipo de controversias suelen resultar en la victoria de las mujeres al lograr la cancelación del proyecto contra el que se alzaron, pero parece que Mie Kotsu no es una compañía que este grupo pueda doblegar.

Feministas

Esta es la primera vez que Mie Kotsu crea personajes oficiales de anime. Del 26 al 29 de enero de este año, la empresa invitó a sus usuarios a proponer los nombres que llevarán sus jóvenes representante con uniformes de conductor de autobús, ofreciendo también una recompensa de 50 mil yenes a quien proponga los nombres que sean seleccionados.

¿Cuál fue la respuesta de la empresa a esta controversia? El pasado 2 de febrero, Mie Kotsu emitió un comunicado oficial informando: «Somos conscientes de las diversas opiniones que hemos recibido, pero no habrá cambios para esta campaña», e incluso ya están en funciones los autobuses con los rotulados de estos personajes.

Esta actitud de “no doblegarse” ha devuelto la esperanza de los fanáticos de la industria del anime, quienes esperan que más compañías empiecen a ignorar las críticas poco fundamentadas del colectivo de las feministas en Japón:

  • «Siempre es prudente ignorar las críticas de las personas que ni siquiera son usuarios de tus servicios. ¿Qué tiene de malo el personaje en primer lugar?».
  • «Esto me parece bien. Siempre que el colectivo se ponga en contra de tu proyecto, debes ponerte a pensar si ellas usan el servicio que ofreces».
  • «Fue interesante ver a las feministas incluso ponerse a editar el diseño de la chica para “adecuarla a sus estándares” y luego ponerse a alabarla con su nuevo diseño. Sin embargo, la acción de editar una imagen con derechos de autor es un delito por sí misma».
  • «El personaje masculino, de hecho, es atractivo y tiene un buen cuerpo, ¿pero ven a algún hombre quejándose por esto?».
  • «Me lo pregunto todo el tiempo, pero, ¿cuál es el objetivo de ponerse a criticar a un personaje bidimensional? Es un mundo de fantasía e imaginación».
  • «Siento que el cambio está en proceso, cada vez más compañías están ignorando las peticiones de este colectivo».
  • «Me siento como un viejo de la era Showa que tiene que decir algo cuando ve a una jovencita un poco demasiado expuesta».

Fuente: Otakomu

source